HABLEMOS SOBRE ETICA REIKISTA Y OTROS TEMAS .....

HABLEMOS SOBRE ETICA REIKISTA Y OTROS TEMAS .....

BREVE INTRODUCCION AL TEMA

 

Luego de haber realizado NIVEL I y también Nivel II de Reiki Usui tradicional, debemos profundizar algunos temas ya conversados y desarrollar otros que sin haber hecho los niveles anteriores sería difícil de conversar.

Las experiencias de sanación y formación de terapeutas, me obligan a “recoger” datos y lecturas para reforzar el III Nivel y la Maestría Reiki. La Etica no es un tema que sea fácil de explicar, pero tratare de hacerlo de aquí en adelante en pocos párrafos. Además el tratamiento de la “transferencia afectiva”, en los tratamientos y lo perjudicial que puede ser, también trataré de abordarlo en pocas palabras, pidiendo ayuda a otros textos…..

Código de ética de un Reikista

Comparto una lista de puntos acordados entre varios maestros, incluido yo. Con la gran mayoría coincido. Con los que no, hago observaciones: Alcance Los enunciados del presente Código reflejan el ideal y la conducta deseable para cualquier reikista.

Estos modos se antepondrán a cualquier otra consideración de carácter personal, entendiendo que el propósito es lograr el desarrollo y la correcta aplicación del Reiki en todos sus ámbitos.

Código

1) HONRAR LA DISCIPLINA

Con cada avance que vaya obteniendo el Reikista deberá honrar y promover la honra de la disciplina. Esto implica el trabajo incesante por aplicar los 5 principios del Reiki cotidianamente y en cualquier circunstancia de la vida.

Los cinco preceptos están unidos en forma muy fuerte con las enseñanzas de REIKI. Fueron introducidos por MIKAO USUI y se consideran enseñanzas universales. Sobre ello en su libro Reikido (el camino del Reiki) el Maestro Antonio Moraga, expresa lo siguiente:

“MIKAO USUI tras una larga meditación e inspirado (según se cree) por lectura de una obra del doctor Suzuki Bizan, crearía y daría a conocer los ideales del REIKI conocidos actualmente como los cinco preceptos de Usui.

SOLO POR HOY: .

*No te enojes .

* No te preocupes

* Se Humilde

*Se Honesto en tu trabajo

*Se compasivo contigo y con los demás .

Como estos preceptos están traducidos del japonés nos vamos a encontrar con sinónimos o formas similares de expresarlos. Lo importante es entender lo medular de los preceptos mencionados y aplicarlo. Solo por hoy, es un principio práctico, para que nuestra mente se enfoque en el AHORA, es una visión budista. La vida es ahora, Lo único que existe de hecho es el presente, no el pasado ni el futuro. Este principio te invita a vivir la vida en este momento, en el presente (el aquí y el ahora) en este día.

2) RESPETAR LAS BASES FILOSÓFICAS DE LA DISCIPLINA

Dentro del ámbito de la práctica, el reikista se compromete a no fusionar la disciplina con ninguna otra práctica y/o disciplina que se encuentre en contraste u oposición con las bases filosóficas que lo sostienen, a saber:

*Todo ser, animado o no, está lleno de una energía viva propia.

*Todo ser está vinculado con el medio natural a través de la energía universal

*El alma humana puede no sólo entender y unificar lo natural, sino que tiene la capacidad de modificarlos y de materializar lo que hay en su mente.

*No se espera premio o castigo. El reikista debe hacer lo correcto en cada momento porque sí, independientemente de las consecuencias.

*Generalmente lo correcto es aquello que ayuda al bien común, a la colectividad en la que se está integrado.

3) CONSERVAR Y MANTENER LA LIMPIEZA DEL CANAL MEDIANTE LA PRÁCTICA CONSTANTE

Será la permanencia y constancia en el auto-tratamiento, en las prácticas grupales, en las técnicas y en los 5 Principios lo que garantizará que el reikista alcance niveles cada vez mayores de expansión y que, además, permanezca energéticamente limpio como canal. Esto implica asumir la responsabilidad de lo que se está transmitiendo.

4) PULCRITUD

Es deber del reikista presentarse con un atuendo sobrio y acorde a la situación, ya sea en prácticas grupales o en tratamientos individuales. Las condiciones de higiene personal deben ser óptimas y se debe aspirar a la mayor prolijidad posible. Idénticas condiciones deberá observar el ambiente donde se practique la disciplina, debiendo constituir un contexto aseado, armonioso y adecuado a tal fin.

5) CONSENTIMIENTO DEL RECEPTOR

El reikista jamás realizará sesiones por motivo alguno sin que la persona haya dado previamente su consentimiento. Cuando el potencial receptor no estuviese en condiciones de dar su aprobación y resultare imposible obtenerla de su parte, deberá requerirse el acuerdo de familiares y/o personas a cargo del mismo.

6) RECIPROCIDAD

El reikista no realizará prácticas a terceros sin mediar una reciprocidad acorde honrando asi la disciplina y valorando su propio trabajo. (Esto es correcto, pero yo prefiero que quede a criterio de cada reikista. De hecho, yo suelo hacer reiki gratis a animales, plantas y personas que no cuentan con ningún recurso, o simplemente porque deseo hacerlo y ayudar a otros. Esas personas muchas veces se enteran y me piden reiki, a veces yo me ofrezco y muchas veces me piden familiares o amigos que lo necesitan con urgencia pero el destinatario no sabe que le hice reiki. Yo creo que Reiki es amor universal incondicional.

Si vas a hacer reiki, no está mal que recibas algún tipo de reciprocidad al respecto o que trabajes de esto, pero no tienes que estar esperando algo a cambio. Por eso, quizás, no estoy del todo de acuerdo con este punto. No creo que Reiki deba ser considerado una mercancía. Una hija de una paciente oncológica me dice, debe pagarla las terapias de mi mamá, le respondí que no, que la mamá necesitaba recibir REIKI , y yo necesitaba entregar REIKI.

7) RESPETO POR LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS

El Reiki es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una disciplina complementaria a la medicina. Por lo tanto, el reikista no puede, bajo ningún concepto, modificar o suspender un tratamiento médico,ni aconsejar al receptor que lo haga.

8) NO REALIZAR DIAGNÓSTICOS

El Reikista podrá proporcionar al receptor la información que considere adecuada, dejando siempre en claro que todo lo que ha apreciado está sujeto a filtros propios de percepción y deberá ser extremadamente cuidadoso con las palabras que utilice para tal fin, procurando siempre evitar crear cualquier tipo de expectativa en los no practicantes. No podrá, bajo ninguna circunstancia, realizar un diagnóstico basado en los síntomas presentes y/o sensaciones percibidas, reconociendo esta función como exclusiva de los profesionales de la salud. De considerarlo necesario, podrá recomendar al receptor que realice las visitas médicas pertinentes 

9) NO REALIZAR PROMESAS DE CURACIÓN

El reikista tiene totalmente prohibido realizar promesas sobre curaciones, y/o transmitir suposiciones acerca de las características que adoptará el proceso, conforme transcurra el tiempo. Cada circunstancia es diferente, y al no poner intención ni generar expectativas en los resultados el reikista debe confiar en que el proceso avanzará conforme deba serlo

 10) CONFIDENCIALIDAD

El reikista deberá respetar y resguardar la intimidad, confidencialidad y pudor de los receptores y personas involucradas, tanto para sí mismo como en casos en los que necesite realizar una interconsulta.

11) CONSERVAR LA MODESTIA El reikista debe conservar la modestia y mantener siempre la misma actitud sin olvidar que los resultados que se obtengan de en las sesiones realizadas, obedecen al proceso natural de transmisión de energía.

12) RESPETO POR LOS PROCESOS Y TIEMPOS PROPIOS DE APRENDIZAJE El Reikista debe admitir los límites propios del crecimiento en cada etapa del camino que recorre dentro de la disciplina. Debe comprender cada fase, y bajo ninguna circunstancia puede forzar y/o acelerar ninguno de los procesos por los que deba transitar. En los casos que el reikista tuviere dudas en relación a una sesión realizada, tanto en la reacción del receptor como en las sensaciones percibidas, debe comprometerse a realizar la consulta pertinente con mesura a un Sensei y/o su equipo de trabajo.

En el caso de que el reikista considere que el caso excede sus propios límites, o se planteé una situación de mérito, debe tener siempre presente la posibilidad de derivar a quien está tratando, a otro reikista, que pueda cumplir con tal misión. Con respecto a la terapia reiki en particular, te propongo

1: Debes respetar el libre albedrío de las personas. Esto quiere decir que siempre deberás solicitar permiso a la persona que quiere tratar sin importar las propias intenciones o cuánto nos gustaría ayudar a alguien. ¡Las personas tienen derecho a sufrir sus propias enfermedades!

2: Existe una excepción a la regla con respecto a solicitar permiso para dar tratamientos y concierne a los niños, personas en coma, plantas, animales y gente incapacitada mentalmente. En tales circunstancias, se podrá realizar la terapia sin solicitar permiso, pero con la intención de que: “Si la energía no es aceptada, que vaya a alguien o algo que lo necesite…”

3: Es aceptable omitir la palabra ‘Reiki’ cuando explique qué hace en la terapia, sobre todo si la persona tiene prejuicios o no le gustan los conceptos extraños. Es muy importante que el terapeuta utilice su sentido común, al momento de realizar tratamientos.

4: Es perfectamente aceptable recibir una cuota o donación por la realización de un tratamiento Reiki, es importante reconocer que la energía Reiki es gratis y tratándose de un intercambio, es igualmente importante que la persona que recibe Reiki dé algo a cambio, no necesariamente medido en términos monetarios (servicio, ayuda, etc)

TRANSFERENCIA AFECTIVA

Leyendo el Libro ASI CURABAN ELLOS, encontré en pocas palabras y experiencias Intenté hacer una un resúmen que incluyera mi visión sobre la injerencia de los afectos en las terapias, la llamada transferencia y contratransferencia, un tema muy analizado en Psicología.

Por ello de este texto que indico más arriba dice textualmente: “Hagamos lo que hagamos, esta dimensión existe desde el momento en que se establece una relación de confianza a lo largo de una continuidad de terapias.

Frente a un verdadero problema de salud, físico o psicológico, egipcios y esenios estimaban que su papel era tomar de la mano al hombre o la mujer enfermos con el fin de llevarlos desde las arenas movedizas hasta la tierra firma. Haciendo esto, no ignoraban la principal trampa inherente a su papel de guía. Indicando una vía de transformación, convirtiéndose en una corriente de metamorfosis, ya habían comprendido el fenómenos de la que hoy día llamamos transferencia.”

“Hablaban de un focalización a veces excesiva de los pensamientos del enfermo hacia la personalidad humana del terapeuta y de una posible relación de afecto... especialmente cuando el terapeuta y el enfermo no son del mismo sexo, esto se comprende fácilmente. Hablamos de tiempos antiguos o de los actuales, el ser humano funciona de forma idéntica, le hacen reaccionar los mismos mecanismos psicológicos y afectivos.” Pero estoy convencido, que no solo debemos evitar la transferencia, sino que como Profesor de Reiki, intento siempre dejar claro, que no debemos involucrarnos con los pacientes o alumnos, eso no significa que no tengamos compromiso con la sanación o con la formación.

Los antiguos sacerdotes se ocupaban de este tema fuertemente. “En el recinto del Templo de terapias de la ciudad de Akhetatón, no era raro que los sacerdotes- instructores sometieran a sus alumnos a pruebas sobre su equilibrio afectivo. Confiándoles algunos pacientes, hombres o mujeres, y observando la evolución de los tratamientos que aplicaban, ponían en evidencia la creación de fenómenos de transferencia.”

“En algunas ocasiones los aprendices-terapeutas caían en la trampa, cuando el vínculo afectivo creado entre un enfermo y ellos mismos se convertía en un obstáculo para el tratamiento. Por dos razones: por un lado, el terapeuta dejaba de disponer de una distancia suficiente en relación con la persona a la que realizaba la terapia, por otro, porque el enfermo, de manera más o menos consciente, comprendía que el cese de su sufrimiento significaba la pérdida del vínculo con su terapeuta.”

He cometido estos errores con pacientes, el último en la ciudad de SANTIAGO CHILE, con un paciente que comencé tratándolo con Reiki, una dolencia en los ojos. Luego Un tema epidérmico (Psoriasis). Con el tiempo cultivamos una amistad, y me di cuenta, además que se sentía muy solo. Era un hombre de 65 años, alejado de su familia y viviendo con una madre enferma de 95 años. Cuando sano de la Psoriasis, volvió a mi consulta con un tema emocional, depresión, y asi sucesivamente por un lapso de 2 años. El tema era que no se sanaba por miedo a perder la relación de amistad y volver a quedarse solo.

Ese fue mi error, es conveniente derivarlo a otro terapeuta, o no involucrase a tal punto con los pacientes. En el libro mencionado dice textualmente:“Hay que comprender que para algunos enfermos existe cierta comodidad en el seno de su enfermedad. Su problema de salud se convierte en su universo completo, permanecen en él y así encuentran satisfacciones a su medida, aunque solo sea porque alguien se encarga de ellos y porque les consuela una presencia afectiva.”

“Los sacerdotes-instructores pensaban que tal situación no era nunca evitable de manera absoluta ya que revelaba fundamentos de la naturaleza humana.” En el libro Así Curaban Ellos Daniel Meurois-Givaudan, sigue expresando lo siguiente con respecto al tema que estamos analizando, “Cuando un enfermo es considerado en la globalidad de su realidad, cuerpo, alma y espíritu reunidos, con sus interrogantes, sus miedos, sus dudas, sus males físicos y toda su historia, nunca será una enfermedad o un síntoma a tratar. Es un hombre o una mujer a curar, un ser al que se toma en consideración y al que se ama por la parte divina que le habita.” “La enseñanza que se daba entonces por los sacerdotes-terapeutas comprendía largas horas consagradas a explicar los obstáculos que podían presentarse tanto a los terapeutas como a sus enfermos.

Adelantándose a la psicología moderna, los ofrece una terapia toma de manera casi automática una dimensión paternal en el mundo inconsciente del que lo recibe. Esta dimensión constituye al mismo tiempo una fuerza y una fragilidad. El dúo fuerza -fragilidad es indisociable de toda relación humana en la que se manifieste la presencia el corazón.”

“Cuando comenzamos a entrar en una profunda relación de confianza en que empezamos a amar, en una relación de amor, de ternura o de amistad, bebemos de una fuente vivificante... pero al mismo tiempo nos abrimos a cierta vulnerabilidad”.

Me interesa aclarar que mis experiencias en la docencia, me mostraron, hechos que la sociedad veía como normales. Por ejemplo cuando una alumna o alumno se enamora del docente, (que sucede en forma frecuente), el docente comienza a mantener una relación afectiva. Y ahí está el error desde mi visión, el docente debe asemejarse más a un padre que a un esposo. Para seguir con el tema propongo seguir leyendo en forma textual el libro mencionado

“La lectura de los Anales Akhásicos me ha permitido comprender que hace dos mil años el propio Maestro Jesús debió hacer frente repetidas veces al fenómeno de la transferencia. Tras varias curaciones, se vio frente a voluntades de desbordamiento afectivo por parte de algunas mujeres. Procuró desvincularse mediante palabras y sonrisas de serenidad, pero de nada sirvió. No podemos pedirle al sol que se parezca a la luna...Solo hay que estar prevenidos de lo que es y avanzar en la vida, de nuevo, con la máxima sensatez.” “Volviendo a la dimensión paternal del terapeuta, los sacerdotes egipcios afirmaban que terminaba por ser acompañada por su dimensión paralela, la material, en todos los que manifestaban una fuerte amplitud de compasión.

La imagen padre-madre se impone entonces en el enfermo y en su terapeuta. Da testimonio del hecho de que este entra en un estado en el que es completo, en un estado de maestría.”

“En esta fase de percepción y de relación, el fenómeno de apego afectivo presenta menos riesgos en el plano de las relaciones humanas ya que, al tomar altura, se separa del aspecto sexual. Desde entonces, igualmente, en la corriente de curación que encarna, el terapeuta es percibido por la persona curada cada vez más como un instructor y un guía.” “Por supuesto, la imagen padre-madre captada por el enfermo no evoluciona en ese sentido sino que termina por nacer una necesidad de rechazo. Esta reacción es lógica y normal. Un niño rechaza necesariamente a sus padres cuando cambia de estado pasando a la adolescencia.

No es sorprendente. Del mismo modo, un terapeuta no tiene que ir en contra de una posible actitud de rechazo o de pérdida de confianza por parte de la persona a la que trata. Esta no es “su” enfermo. El terapeuta es un refugio en su vida, tiene por misión acompañarlo hasta cierto punto, tras el cual debe soltarle la mano.”

De ahí la enorme importancia de tomar la “temperatura” del alma de la persona enferma tras cada tratamiento. Los antiguos terapeutas estimaban que era esencial resentir de manera regular en qué fase se encontraba el enfermo, más allá del esquema de terapias que se pensaba realizar. Enseñaban a cuestionar constantemente su protocolo ideal en función de las reacciones de la persona a la que ayudaban, de forma que esta no se sintiera nunca prisionera de un proceso obligatorio con el que progresivamente entraría en desarmonía. No hay una verdadera curación, ni avance hacia la liberación, sin una total libertad del alma.

 

 

LUIS MIGUEL DEINO

Master Reiki Usui Tradicional Nivel IV

 


Imprimir   Correo electrónico